¿Qué tan seguido ejercitas tu paciencia? Lo pregunto porque los seres humanos podemos experimentar momentos difíciles de forma inesperada y atravesamos un sin fín de emociones donde el enojo y la ira pueden sobresalir. Es cierto que si nos dejamos dominar por esos sentimientos perdemos, hacemos el problema más grande y nos sentimos peor, entonces ¿qué podemos hacer para superar ese episodio amargo? Hoy quiero hacerte una serie de recomendaciones que te ayudarán a enfrentar cualquier conflicto.
El enojo es ese sentimiento que nos hace querer controlar la situación de inmediato, no nos permite razonar, nos hace actuar por instinto y es por eso que no debemos permitir que salga de control. Estas son algunas recomendaciones para controlar ese sentimiento cuando te encuentres frente a un conflicto :
1.- Trata de relajarte
Sé que es difícil pero respirar profundamente y contar hasta 10 te ayudará a calmarte. Si no te sientes listo para responder o actuar, no te aceleres pues actuar por instinto empeorará las cosas. El calmarte te permitirá acomodar tus ideas y pensar en una solución.
2.- Escucha
No te apresures a realizar un juicio o tomar una decisión, escucha lo que la otra persona tiene que decir. Si son varias partes involucradas, conoce todas las partes para entender qué pasó.
3.- Pregunta
Cuestiona lo que quieras saber, no te quedes con la duda, entre más claro tengas lo ocurrido más rápido podrás superarle.
4.- No pierdas tu tiempo con la gente necia
Hay personas con las que no se puede razonar, se quedan con su idea y no los mueves de ahí, solo te desesperarán más. Tú debes ser más inteligente que ellos, aprende a reconocer cuáles situaciones valen la pena dejarse como están y cuáles pueden cambiar.
5.- Trata de ser empático
Comprende a la otra persona, analiza lo que ha vivido para poder entender si lo que te molestó lo hizo sin intención. El ponerse en los zapatos del otro te dará otra perspectiva del problema y te  ayudará a solucionarlo rápidamente.
6.- No tomes las cosas de forma personal
Entiende que nadie la trae contra ti, que las cosas no ocurrieron para molestarte. La realidad es que no todo lo que ocurre está relacionado contigo y muchas veces las personas actúan sin pensar en las consecuencias, no conocemos lo que estaban pensando o su intención. Recuerda aclarar todo con la persona involucrada antes de hacer historias en tu mente.
7.- Acepta lo que no puedes cambiar
Es imposible que siempre nos vaya bien, que todo salga a la perfección. Cuando algo ocurra de otra manera, no te enfoques en lo malo, analiza lo que esta experiencia te está enseñando, no te cuestiones sobre el por qué, descubre el por qué y verás que te levantarás de este tropiezo con más fuerza que antes.
Es fácil dejarnos llevar por el enojo, pero controlarlo demuestra madurez de tu parte, créeme cuando digo que la paciencia y la prudencia serán tus mejores aliados para llevar una vida feliz.